Select Language

NEWS

RECOGNISING OUTSTANDING ACHIEVEMENTS IN ENERGY

The Global Energy Prize annually honors outstanding achievements in energy research and technology from around the world that are helping address the world’s various and pressing energy challenges.

¿Ha muerto el petróleo? ¡Viva el petróleo! ¿Qué petróleo?

Presidente de la asociación “Global Energy” Sergey Brilev comparte su visión  sobre el por qué ahora es el momento justo para escribir un libro “Diez ideas innovadoras para los próximos diez años”.

…La gente va cambiando. Me acuerdo perfectamente cuando antes de finalizar su gestión en el antiguo monopolio eléctrico-energético ruso RAO UES, el Ing. Chubais me comento que más allá del atractivo de las fuentes de energía alternativas (viento, resplandor del sol y demás) nada se puede comparar con los hidrocarburos (petróleo, gas, carbón). Solamente ellos son fiables.

No obstante, la semana pasada salió la noticia de que con la ayuda de la corporación “Rusnano” que ahora preside el Ing. Chubais, la planta “Vesta” en la ciudad de Ulianovsk en las orillas del río Volga despachó el primer lote de casi cincuenta palas gigantes de hélice (cada una de 62 m de largo) para parques… eólicos. Esta vez las palas no tuvieron como destino ya habitual las regiones del Sur ruso, sino que su destino es la exportación a Dinamarca.

Obviaremos el simpático detalle de que Chubais en más de una ocasión ha dicho públicamente que justamente en Dinamarca él prefiere pasar sus vacaciones, ya que allí nadie le reconoce. Pero incluso si en las actitudes de Chubais hay un dejo de sentimentalismo, este supuesto queda totalmente superado por el hecho que esta es la primera exportación de este tipo desde Rusia a la patria de la energía eólica como lo es el Reino de Dinamarca.  Lo cual significa que la planta del Volga ha alcanzado el nivel de calidad correspondiente.

Lo ha alcanzado para…. El tema es que casi simultáneamente con la noticia del envió de estas palas de hélice desde el Volga al Báltico han aparecido dos llamativos comentarios sobre lo que está pasando con la energía en general.

El primero de ellos, en la columna de la agencia Interfax, escrita por el Académico. Alexander Dynkin – Presidente del Instituto Nacional de Investigación de Economía Mundial y Relaciones Internacionales, y luego en una conversación que tuve con el premio Nobel, jefe del Comité Internacional del Premio de “Global Energyl” Rae Kwon Chung (Corea del Sur).  Ambos coincidieron que con los precios actuales del petróleo, el futuro de la energía alternativa resulta estar en duda.

En resumen ¿Para qué construir molinos de viento si el fuel oil otra vez está barato? Incluso si se nos figura el fuel oil como algo “retro”, no olvidemos que de los precios de petróleo se calculan los precios del gas natural. ¡Entonces vamos olvidarnos de los parques eólicos y vamos a hacer centrales hidroeléctricas a gas! O, por ejemplo ¿Para qué invertir en puestos de recarga de vehículos eléctricos si ahora volvió a ser más barato cargar combustible en estación de servicio un automóvil común con motor de combustión interna?

A propósito, tradicionalmente se cree que es en Estados Unidos que el precio de la gasolina se correlaciona claramente con el precio del petróleo, y en países como Rusia y Gran Bretaña, el componente fiscal prevalece en el precio del combustible para automóviles. Pero durante esta semana los precios mayoristas de la gasolina también cayeron en Rusia.

Efectivamente, tanto Dynkin en Moscú como Chung en Seúl compartieron sus opiniones antes de que el petróleo crudo WTI de Texas de mayo tomara valores escandalosamente negativos en la noche del lunes al martes de esta semana.

Nuevamente, dejemos de lado aquellas consideraciones que además del exceso de existencias, también puede haber conspiración monopólica. No lo sabemos ya que no estuvimos allí sosteniendo la vela.

Quedará en la conciencia de los bloggers alarmistas el hecho de montar un gran revuelo en la noche del lunes al martes en relación a Texas, ignorando los futuros nada negativos para junio del crudo Brent del Mar del Norte (y, por lo tanto ignoraron la mezcla de crudo de exportación de Rusia, "Urals”).

Pero sigue siendo un hecho que esta “nueva normalidad” de precios está muy por debajo del precio del comienzo de año. Como resultado, tanto el esquisto bituminoso como la energía alternativa se vuelven poco rentables o completamente no rentables, pasando ser un divertimiento. 

¿Realmente son un divertimiento?

…Esa misma noche de lunes a martes, la pregunta más sorprendente me la hizo unos los pensadores más exquisitos que conozco en América Latina. Me refiero al Vicepresidente del Instituto Bering-Bellingshausen para las Américas (Montevideo) Gerardo Bleier. Quien simplemente me escribió por Messenger: “¿Es el fin del petrodólar?” Bleier vive y trabaja en Uruguay, país que no tiene ni una gota de petróleo propio. Por cierto, estamos hablando de la misma república suramericana que cuenta en su historia prácticamente con el primer experimento mundial de esa índole (allá lejos en la década de 1920) con el fin de crear un "combustible verde" (una mezcla de gasolina y alcohol de caña), y en los tiempos modernos se destaca por tener monopolio estatal sobre el alcohol, cemento y como no petróleo incluido, dicho monopolio en forma de la estatal ANCAP.

Pero en el fondo no es solo eso. A Bleier también le llamó la atención que como un especie de epilogo al acuerdo de OPEP++ aparecieron publicaciones en convengamos medios tan disimiles como la londinense The Financial Times y The China Daily de Pekín. Y en este caso, de repente ambos sonaron al unísono. Los artículos de estos días afirmaban que los precios bajos del crudo al contrario de lo que se pudiera suponer le darán un empuje a la energía alternativa.

¿De dónde proviene esta afirmación?

Parece que encontré la respuesta a esta pregunta, conversando en estos días con el ya mencionado Rae Kwon Chung. Le pregunté cómo "vender" ahora la idea de energía alternativa a los países en desarrollo, si en estos países hay un entendimiento de que aun en el período de altos precios del petróleo, la transición a la "alternativa" en el Norte va acompañada de subsidios masivos de los gobiernos. En una especie de paréntesis, advertimos: que ahora, por cierto, no es un hecho que incluso en el Norte los rubros correspondientes de los presupuestos no serán retenidos. Y en el Sur solo podía soñar sobre tales inversiones.

Chung comentó sobre esto que de hecho el nivel de subsidios a la industria de hidrocarburos a veces llega a ser más alto que para la energía alternativa. Y también se quejó de que no importa cuánto hayan acordado los líderes del G7 y del G20 redirigir estos subsidios, aun no hay resultado. En realidad, esta es la diferencia entre Chung y Dynkin.

Dynkin señala, si no estamos ante el ocaso, al menos estamos ante una pausa en el desarrollo de la energía alternativa. Personas como Chung creen que se puede salvar la alternativa.

Lejos estoy de negarles el idealismo a los autores de las publicaciones de The Financial Times y The China Daily. Pero sospecho que estos artículos son anticipadores de la nueva lucha por las inversiones públicas. Más que nada tomando en cuenta la buena opinión pública actual.

Me refiero a algo que ahora solo se pueden ver por la tele o monitor de una computadora, pero que sí ha causado ternura en todos – los delfines volvieron a los canales de Venecia (aunque, según la respetuosa The National Georgraphic los hayan grabado en realidad cerca de Cerdeña). No menos impacto causan los mapas de “el antes y el después” desde norte de Italia y hasta alrededores de Wuhan, que muestran cómo desaparecieron las sombras de las emisiones industriales. Moscú también registró niveles récord de cuán limpio se volvió el aire, a partir de la implementación de los permisos de circulación y reducción del tráfico vehicular.

Con este telón de fondo no serán ningunos idealistas sino inversores calculadores los que empezaran a levantar un nuevo palazzo mágico sobre cuya fachada se leerá el eslogan “Haremos nuestro mundo más limpio”. Como siempre con letra chica tendrá una aclaración de que manera se deberá redistribuir para lograrlo el dinero de los contribuyentes.

Por una parte, sería un pecado objetar ese propósito. ¿Cómo se puede pedir más contaminación ambiental? Por otro lado, mirando hacia el futuro, entendemos que los precios del petróleo se recuperarán. Al menos la gente de mi generación ya ha pasado por eso.

Y eso significa que volverá a ser posible la conversación sobre el equilibrio de la energía tradicional y alternativa: ya que en algunos lugares es realmente más barato colocar paneles solares que hacer el tendido eléctrico y viceversa.

Incluso Chung tiene su propio panel solar en la casa. Parece que tales sistemas de micro energía ahora ganarán popularidad.

En realidad, exactamente tal como está establecido para las metas del desarrollo sostenible de la ONU: energía confiable y asequible.

Pero las mismas metas del desarrollo sostenible de la ONU también hablan de la energía limpia. Y en este punto, aquellos que nos proporcionan electricidad y calor, quemando hidrocarburos, después de la aparición de delfines aún en “Venecia” y un cielo despejado sobre Moscú, tienen pocas alternativas: deberán pensar aun mas sobre el aspecto ecológico.

Pero al final de cuentas incluso los cerezos florecen debajo de las emisiones de las centrales eléctricas de carbón en Japón.  Probablemente solo se necesite poner filtros decentes que obvio que cuestan dinero.

En otras palabras es necesario sentarse y sacar números. Pero estoy convencido que la redistribución de los subsidios puede no estar basada en el principio de “cambio uno por otro”, sino tomando en cuenta el medio ambiente y la disponibilidad universal la de energía.

Entonces aprovechando que todos nuestros ganadores y miembros del Comité Internacional están en sus casas, nosotros desde la asociación “Global Energy” decidimos ahora a intensificar el trabajo que nos encomendaron nuestros fundadores – una compilación de artículos bajo el titulo de provisorio "Diez ideas innovadoras en el sector energético para los próximos diez años".

Vale la pena de mencionarlo sin vueltas que en el ámbito científico las divisiones no pasan por el criterio de que pasaporte tiene quien en su bolsillo.

Por ejemplo el ganador del año pasado del premio “Global Energy” Frede Blaabjerg, vive en Dinamarca, país al cual fueron enviadas las palas. Pero de todos los temas para nuestra próxima compilación él eligió la digitalización de redes (y ya es otra pregunta - la electricidad desde las estaciones con qué tipo de combustible pasa por estas redes; el mismo Blobjerg cree en la "descarbonización" y revela que justamente en estos días el Parlamento danés Folketing discute este tema).

Seguimos adelante. La primera encuesta, realizada por nuestros socios del Instituto Bering-Bellingshausen en Montevideo entre ingenieros de energía latinoamericanos mostró que ellos igual que sus colegas en Europa, están interesados en el tema del almacenamiento de electricidad (con la aclaración de que puntualmente en Argentina piensan principalmente en el futuro del esquisto bituminoso).  Y Tom Blees, de EE. UU, sugiere analizar nuevamente la idea de las plantas móviles flotantes de energía nuclear (algo que puede ser visto como un anatema por ejemplo en Alemania).

Si vemos tal discordancia en el Occidente entonces aún más uno debe sentarse y sacar cuentas. Pero sobre todo sentarse y hablar. Ya nos hemos sentado.

Por último, los agraciados delfines son parte las mismas consecuencias de una situación que no fue del todo agradable, me refiero a la detención de la producción.

Mientras tanto el desarrollo sostenible significa en primer lugar fuentes de trabajo. Resolver problemas ambientales a través de la interrupción masiva de la producción y el desempleo no es la mejor receta. Sin dudas después de la pandemia el éxito de los políticos dependerá directamente aun más de los puestos de trabajo conservados y/o creados.

Y algo más. Después de todo no en toda Rusia es tan ventoso como en Dinamarca. Pero esto ya es otra historia.

Developed by Brickwall